Sigue la Tradicion

miércoles, 14 de diciembre de 2011

La Casa de Piedra Segunda Parte

Luego de aquella reunión con sus mas íntimos amigos, Barbieri entro en una cura de silencio. Sin decir chis ni mus, permaneció silencioso y distante, hasta que un día...............llamó nuevamente a los amigos y los invito a una cena en su nueva casa.. La sorpresa de los invitados, fue tan grande que no podían creer lo que estaban viendo. Estaban atónitos y deslumbrados, casi sin habla y apunto de estallar en gritos.

Algo confusos y casi tartamudeando, comenzaron a balbucear algunas inquietudes y preguntas, las mismas que fueron contestadas de una en una por el anfitrión.

La casa había sufrido una transformación. Remodelada, tal cual fuera en sus mejores épocas. Todo un palacete de pe a pa, tenia de todo; lujo y del mas pomposo, elegancia, prestancia, soberbia y todos los pecados capitales juntos y revueltos. No se apreciaba el mas mínimo de los esfuerzos por un intento de austeridad; todo lo contrario, era un monumento al derroche y al despilfarro.

Lo que mas impresionaba a los comensales era la cantidad de objetos valiosos. Se podían apreciar: candelabros de plata maciza de cuatro brazos de un metro setenta centímetros de altura, cristalería, adornos y objetos de oro y piedras preciosas. Algo indescriptible para los ojos de un mortal.

Barbieri, había encontrado un inmenso e incalculable tesoro. Claro esta, que el sabia a lo que iba y lo que ahí se ocultaba.

A lo largo de los años, se procuro de información a cerca de esa casa, tenia todo el historial en sus manos. Es por ello su interés en comprarla.

Aquellos emparedados que mencionábamos en la primera parte de esta historia, no eran mas que los cuerpos de los esclavos, piratas y alguno que otro testigo inoportuno, que habían pagado con sus vidas el silencio eterno de un secreto, que solo conocían sus codiciosos dueños.

El origen de esta casona colonial, data de la época colonial. Para ser mas exactos del año 1537 cuando Francisco Pizarro, obsequio esta mansión a su amigo y colaborador Francisco de Chavez, como pago a su lealtad en los asuntos de la conquista. Luego a la muerte de este último, en el año 1748 pasó a manos de Josè Gonzàlez conde de Fuente Gonzàlez y su esposa Rosa de la Fuente, condesa de Villar de la Fuente.

Esta última, había ganado fama de ser una mujer extremadamente cruel. La gente contaba que esta, solía torturar a sus esclavos y enterrarlos vivos, pero también se hablaba de algunos pactos con delincuentes y piratas a los que engatusaba y luego de apoderarse de los tesoros, los mataba y enterraba en su propia casa. Un ser macabro y sin límites.

Algo de cierto habría en los rumores, porque de que se encontraron tesoros, se encontraron.

Fernando de Barbieri era un hombre sin familia, lo que hizo que antes de morir legara todos sus bienes a la congregación de monjas de la orden de las Nazarenas. Las monjitas hicieron cera y pabilo de la fortuna y si te he visto, no me acuerdo. Nada que extrañar, no son los primeros ni los últimos sacro santos herederos, que disfrutan a lo grande sin saber leer ni escribir.

Hoy la casa se debate entre la vida y la muerte, porque esta ocupada por imprentas y comercios, que hacen que se deteriore cada día mas. A nadie le importa lo que pueda pasar con ella. Total! Es una casa vieja y nada más.

Se le conoce como la “casa de piedra” porque en la calle donde esta ubicada, antiguamente había una gran piedra en medio de la vía. Una costumbre muy antigua, el de ponerle un nombre a la calle, por algo que la caracterizaba.

10 comentarios:

  1. Tremenda historia la que encierran los muros de esta casa de piedra.
    Y menuda tipeja la condesa de Villar de la Fuente. Cuántas fortunas no se habrán creado gracias al dolor y la sangre de otros.

    Una historia muy interesante.

    Un abrazo Pluma y Data.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Helena por tu comentario.
    Si que es interesante y asì como esta hay otras historias igual de facinantes.
    Lo cierto es que Lima, tiene su historia escrita en sus calles, pero son pocos los que pueden o quieren leerla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  3. WoW! Me encanto esta historia de esta casa de piedrqs. Intriga, muerte y dolor, si las paredes hablaran. Una lástima que no sea un Museo.



    Merry Kisimusi!

    ResponderEliminar
  4. Gracias Marilyn por tu comentario.
    Si que es interesante la historia y claro, una persona en su sano juicio, pensaia igual que tu.Que sea un musèo, pero ya vez, no es asì, esta a puinto de hecharse a perder, solo por la indiferencia.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por tu interesante comentario dejado en mi blog, ahora que he vuelto, después de un paréntesis obligado, estoy visitando los blogs, y me alegra descubrir el tuyo gracias a tu huella dejada en el mío, espero volver por aquí, como también me encantaría que volvieras por mi blog.

    Interesante lo que nos cuentas sobre la casa de piedra.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Gracias Marìa por venir, gracias por tus amables palabras.
    Seran bienvenida siempre.
    INtentè volver a tu blog pero no se que ocurrio y no puedo dejar mi comentario.
    Si puedes ayuidarme, te lo agradecere.
    Gracias por ese calido beso, que ha de quedar bien guardado.

    ResponderEliminar
  7. Hola Pluma, un gusto conocerte, gracias por pasearte en mi espacio y dejar tu huella.
    Interesante lo que nos cuentas sobre esa casa de piedra, claro que son antiguedades!
    Te seguiré para continuar leyéndote :-)
    Besitos de Arte.

    ResponderEliminar
  8. Gracias Arte por venir y por tu comentario.
    Para mi tambien es un gusto conocerte y ofrecerte este rincon.
    Pasa y tomate un "cafè" Yo te lo invito y yo te lo sirvo.

    ResponderEliminar
  9. A mí también me está ocurriendo pero en los blogs que no tienen esta ventana para comentar, precisamente, he tenido que escribir una entrada para comunicárselo a mis lectores, y es que últimamente hay muchos fallos en blogger.

    Un beso.

    ResponderEliminar