Sigue la Tradicion

lunes, 21 de mayo de 2012

La Casa del Alcalde



Cuando se fundo la ciudad de Lima, Francisco Pizarro trazo los solares que debía adjudicar a las personalidades que lo acompañaban y formaban parte de su entorno, a si como los que corresponderian a la sede del gobierno, iglesia catedral, cabildo y demás entes, según se estilaba en aquellos tiempos.

Entre los beneficiarios se encontraba: Don Nicolas de Ribera El Viejo: amigo personal y socio de la conquista de Pizarro.
A este personaje se le adjudico un solar ubicado frente a la “Casa de Pizarro”Vale decir que: estaba ubicado al otro lado de la plaza de armas. Con el pasar de los años y con la finalidad de dejar espacio para un mejor desarrollo gubernamental; Don Nicolas, decido mudarse y escogió otro solar para edificar su casa.
Este nuevo solar se encontraba nada mas y nada menos que: frente a la iglesia de Santo Domingo y parte de el colindaba con la plazuela del mismo nombre.

Lamentablemente el descuido, la ignorancia supina, la corrupción y demás lacras , hicieron que este inmueble sucumbiera y D E S A P A R E CI E R A del mapa. En medio del secciona miento, desmembramiento, mal uso y olvido, tuve la suerte de conocerlo y reconocerlo.
Estaba rentado a las entonces Empresas Electricas. Ahi funcionaban sus oficinas y en la parte contigua que da a la plazuela de Santo Domingo, mi abuelo tenia una fabrica de muebles, la misma que se encargo de fabricar los muebles que de estilo que se pueden apreciar hoy en día en: palacio de gobierno, palacio de la injusticia, palacio arzobispal y otros.

Al fondo del “local” había una parte en ruinas, a la cual dedique muchos años de mi vida a investigar sobre su pasado. El resultado fue: estremecedor, porque ahí habían reliquias y pruebas fehacientes de la riqueza del lugar, las mismas que denuncie y las que cayeron en saco roto.
Las Empresas Eléctricas, eran las que tenían la propiedad a su cargo, el mismo que estaba declarado como; monumento histórico pero al mismo tiempo operaban las oficinas de dicha empresa, en la que la construcción original, había sido totalmente destruida y en su lugar solo se podía apreciar un modernismo desmesurado, insultante y vejatorio.
Por mucho tiempo, tuve en mi poder: rejas, puertas y cerámicas sevillanas con el nombre de nuestro personaje grabado en ellas. Lamentablemente me fueron robadas y no pude conservar nada en mi poder. Mi intención era de que se exhibieran en alguna parte, pero a nadie le importo hacerlo.

Este es un crimen histórico, como muchos por el que nadie pagara, esa maldita impunidad y esa maldita ignorancia, que mata en silencio a la historia.
Es difícil que alguien pueda comprender, la rabia que siento y la impotencia que me carcome por dentro.
Siento vergüenza ajena al escribir este articulo; pero puedo asegurar de que: no todos los peruanos somos así. Pero lo que no lo somos...No tenemos el poder.


4 comentarios:

  1. Mi querido Pluma y Data, yo si te comprendo. Te comprendo perfectamente pues soy una amante de todo lo viejo, lo antiguo y sobre todo lo histórico.
    No me extraña que sientas dolor por tus rejas robadas, seguramente los ignorantes ladrones, las llevaron a una chatarrería.
    Siento tu dolor como mío propio.

    Un beso solidario

    ResponderEliminar
  2. Estoy contigo y comparto tu rabia y tu dolor.
    Creo que has resumido a la perfección todo lo que encierra tu impotencia con esta frase que subrayo: "Éste es un crimen histórico, como muchos por el que nadie pagará, esa maldita impunidad y esa maldita ignorancia, que mata en silencio a la historia."
    Chapó Pluma.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. En lo viejo y en lo antiguo, se puede leer lo actuado a lo largo del tiempo. Quienes no valoran esto; no forman parte de nada y solo son entes existentes y nada mas.
    Gracias por tu apoyo y por tu comprencion.
    Un beso gata.

    ResponderEliminar
  4. Hola Elena.
    Me halas demasiado. Solo creo que es la verdad. Una verdad que duele y que duele maas, cuando va a compañada de indiferencia.
    Chapo; para ti por la gentileza de tus palabras y por el sentir de tus palabras.
    Un beso y gracias por la visita.

    ResponderEliminar