Sigue la Tradicion

sábado, 26 de mayo de 2012

Hecha la Ley Hecha la Trampa



Hecha la ley, hecha la trampa. Reza un antiguo refrán, que en esta oportunidad nos cae como; “anillo al dedo”
En la época colonial, era muy común observar en la arquitectura monacal, la falta de una torre.
Por lo general las iglesias de aquellos tiempos, solían tener una patrón arquitectónico muy peculiar y a la vez común. Todas las edificaciones presentaban dos torres en su diseño general, con las excepciones que toda regla tiene.

Como de nuevas tierras y mundo se trataba, la corona española sembró iglesias en todos los rincones que pudo del continente Sudamericano.
El Perù  y Lima que eran el eje central de su nuevo imperio; no podían estar en un segundo plano por lo que la corona que estaba asociada a la iglesia como el mar a la playa, procuraban una partida de dinero especial para la evangelización y por ende, para la edificación de templos.

El asunto consistía en que: mientras la iglesia no estuviese terminada, oleada y sacramentada; seguiría percibiendo la ayuda económica para poder continuar con su edificación.
Claro esta que esta condición, llevo a los curitas a inventarse una maña para procurarse “el pan nuestro de cada día” Por tanto vieron que si dejaban una torre a medio construir, podían tener una buena excusa para seguir siendo merecedores de la “gracia divina”

Es así que como mencionaba al comienzo; era muy común que a las iglesias de Lima en donde es mi escenario autorizado para opinar: les faltara una torre.
Esta mala practica se termino, cuando España dejo poder y llego la “independencia”
Los nuevos gobernantes, si bien continuarían apoyando a la iglesia incondicionalmente y viceversa, ya no contaban con un presupuesto tan holgado como para continuar con este apoyo. Así que gradualmente las iglesias fueron acomodándose al nuevo régimen y algunas terminarían de construir su torres a tirones y jalones y otras en donde la parroquia propiamente dicha no era muy solvente, se quedarían con una torre de menos.

Cabe señalar que: esta maña era practicada mas que nada, en los templos de pequeña envergadura y trascendencia, sin que ello quite que los grandes, también se sumaran a la “beneficio”

9 comentarios:

  1. Muy interesante tu entrada de hoy.
    Osea, que desde tiempos remotos, ya venían estas trampitas para beneficio propio?, imagínate?, qué diremos ahora?...
    Todas las institucions siempre buscan su beneficio y se lucran a costillas de otros. Triste pero cierto.
    Me encantó pasar a visitarte.
    Te dejo un cálido abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Como podras ver: Nadie es completamente santo y completamente demonio.
    Gracias Nuria, por tu visita y por tu comentario.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Qué curioso lo que nos cuentas. Nunca me paré a pensar por qué algunos templos tenían una sola torre.
    Gracias por la valiosa información.

    Un abrazo Pluma.

    ResponderEliminar
  4. Como siempre digo: la historia esta escrita en cada pueblo, solo hay que leerla, por eso es que tanto me duele cuando no se cuida el patrimonio de nuestro pasado.
    Gracias Elena por tu visita y mas por tu comentario.
    Un beso y un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Hola amigo, de nuevo en el ruedo. Luego de ocuparme de mi otra profesión que es la plástica y cada tanto alguna muestra me lleva un puñado de mis días, no me quejo ya que de ella vivo, igualmente no dejo de lado ni me olvido con quienes comparto comentarios que me llenan de alegría y enseñanzas positivas.
    Muy interesante tu entrada de las torres, los curitas siempre se las arreglan para coseguir dinerillos ofreciendo sus favores de escribir al todopoderoso para favorecer a los piadosos dadores de poderosas lismosnas.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Casi hasta tiene gracia la picaresca de las torres. Aqui a la hora de "mangar" o hacer trampas, no nos salvamos nadie. Me ha parecido curioso y gracioso tu relato.

    Un furte beso

    ResponderEliminar
  7. Hola Roberto:
    Bienvenido siempre a este pequeño rincon. Bien por ti, siempre haya trabajo estara bien.
    Todos aprendemos de todos, pero hacer lo que tu haces..lo vceo dificil.
    Estamos aqui, en la tierra y aqui: todo vale cada quien hace y se inventa mil y una mañas para sacarle la vuelta al que se descuida.
    Tirios y troyanos, angeles y demonios, amen.
    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  8. Mas que picaresca, yo le llamaria "santa astucia"para no herir suceptibilidades.
    Todos somos hijos de Dios y todos tenemos derecho a pecar, unos pecan mas que otros, pero... todos pecan.
    Ademas, los curitas estan mas cerca del Señor y ya se arreglan mejor con el.
    A quien Dios se la dio, San Pedro se la bendiga
    Un beso grande para ti gata.

    ResponderEliminar
  9. Holaaaaaaaa otra vez. Tienes un premio en mi blog. Te espero para recogerlo.
    Espero te guste, va con mucho cariño.
    Besitos!

    ResponderEliminar