Sigue la Tradicion

miércoles, 24 de octubre de 2012

PLUMA Y DATA
Plumay_data@hotmail.com

SOBRE LAS VIAS DEL TIEMPO….




Lima se ha caracterizado por ser una ciudad de tradiciones y de emblemáticos recuerdos. Unos presentes como: los balcones, las iglesias, la quinta presa, plazuelas coloniales, barrios como el Rímac o Barrios Altos, las Tapadas, los pregoneros, los farolitos, las casonas de renombre con sus historias y leyendas, etc. Pero en toda esta larga lista de sellos limeños, chalacos y de extramuros: no podíamos olvidarnos del famoso tranvía, que fuera parte de una época y que fue aniquilado, por la esencia misma de la incapacidad y la falta de amor por lo nuestro, por parte de las autoridades que nunca han sabido conservar y cuidar los baluartes de la historia. Es mejor convivir con la historia que contarla y lamentablemente cada día tenemos mas que contar y menos que ver, salvo como se van extinguiendo las pocas cosas que nos quedan, sin que nadie haga nada por evitarlo.
Desde el año 1878, Lima ya contaba con un servicio de tranvías, que consistía en: un coche tirado por caballos pero que rodaba sobre unos rieles de metal. Luego en el año 1904, se inaugura el servicio de tranvías eléctricos, los mismos que dieran paso a una nueva página de nuestra historia y se convirtieran en parte de nuestro paisaje urbano, aportando también lo suyo en lo que ha orden y descontaminación se refieren.
Los tranvías fueron el medio de transporte popular, de la Lima de antaño. En un desafortunado comentario que leí hace un tiempo. Un poco informado paisano decía que: los tranvías eran las combis de ahora. Algo tan lejano de la realidad, pues estos vehículos transitaban sobre rieles y a una velocidad que no excedía los cuarenta kilómetros por hora y por el hecho de rodar sobre una vía fija; no podía hacer maniobras temerarias. Por su sistema de propulsión eléctrica, tampoco eran capaces de contaminar el medio ambiente y por lo tanto en aquella época; se respiraba un aire menos viciado que el que se respira hoy.
Los tranvías, lejos de ser un simple medio de transporte, pasaron ha ser parte de la ciudad. Otorgándole un aire romántico y pintoresco en donde las anécdotas y las historias cotidianas estaban a la orden del día. Hermoso sonido, aquel que anunciaba su presencia, un sonido eléctrico que imitaba el sonar de una campana, sin tono agresivo o amenazante, como los que escuchamos ahora.
El tranvía. Recorría la ciudad de sur a norte y de este a oeste, llevando y trayendo ilusiones, regalando un camino calmo y sereno a lo largo de su trayecto, respetando a la naturaleza. Unas veces besando las playas chalacas y otras acariciando las entrañas del Morro Solar de Chorrillos, atravesando el túnel de la herradura, construido especialmente para el.. Otra veces, de visita por la casa de la Perricholi, en el Rímac y también rompiendo el silencio de la noche con suave caricia por las callejuelas de los Barrios Altos como una brisa leve con aroma de jazmín arrancado a su paso de alguna casona vetusta, susurrando al viento llevando y trayendo, un mendrugo de la historia en cada ir y venir, como queriendo hacer vivir aquello que de apoco comienza ha morir. Más que una maquina, era un personaje medio real y media leyenda que tenía el alma de hierro y madera y el corazón hecho de ilusión. La misma ilusión de una chica esperando al ser amado en la ventana de su casa, afinando el oído y la vista para escuchar la mágica campanita y el retumbar de las ruedas del tranvía que traía a sus brazos al amor de sus amores en visita oficial, un domingo por la tarde, en algún lugar de las apacibles calles de…….Quien sabe donde.
A mis diez años de edad, ya practicaba el emocionante deporte de la “gorra”, que en buen cristiano quiere decir que: era un gorrero empedernido, que esperaba que el coche estuviera en marcha para emprender la carrera y colgarme del estribo, del faro o de donde sea y comenzar mi aventura de viajar al aire libre y con el riesgo de ser desalojado. Mas que una necesidad; era una pasión, la pasión de sentir la libertad y de gozar con el triunfo de haberlo logrado. De volver a nacer y de existir el tranvía; lo volvería a hacer, por ahora solo me queda esperar o quizás prenderme del estribo del tiempo y viajar a lo largo de mi amada ciudad y contemplarla desde un rincón de mi alma con calma y serenidad, esperando que algún día quienes tienen el poder, entiendan que no todo es solo recuerdos y leyendas, que hay cosas para valorar y tener en cuenta, como es el caso del tranvía, que lejos de ser algo del pasado es una necesidad del presente y una manera de hacer bien las cosas. Lima se merece un mejor trato, un transporte digno y que a la vez invite al turismo. No en vano, muchas importantes ciudades del mundo utilizan el tranvía como medio de transporte y también como una atracción turística, como es el caso de: San Francisco, Bilbao, Paris, etc.

8 comentarios:

  1. Hola Pluma, qué sorpresa, hoy has aparecido en mi escritorio.

    Creo recordar que ya publicaste este post en otra ocasión, pero nunca viene mal recordar que siempre es beneficioso mantener las tradiciones, y en el caso que nos ocupa, mantener este bello y entrañable medio de transporte.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Holaaaaaaa, felíz de estar de vuelta en casita y darme un saltito para visitar tu cálido espacio.
    He sentido mucha alegría y añoranza con todo lo bonito que nos cuentas sobre la historia del "tranvía", te confieso que hoy a mis 45 añitos, aún no he tenido oportunidad de subir a un tren... pero imagino que debe ser una maravillosa experiencia.
    Gracias por compartir tu didáctica entrada, todos los peruanos nos sentimos orgullosos de conservar todavía algunas casonas de la antigua Lima, llenas de grandes acontecimientos.
    Cariños Pluma y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Hola Elena, disculpame por el refrito, pero pense que podria gustar. A mi me encanta, no contaba con tu memoria prodigiosa. Te prometo que no se va arepetir.
    Un fuerte abrazo y mil gracias por venir.

    ResponderEliminar
  4. Hola Nuria. Tu siempre con tu alegria inconfundible y contagiosa.
    Me alegro de que estes por esta tu casa denuevo.
    Gracias por tu comentario.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Espero que una vez superado el ordenamiento vial, se impulse también un sistema turístico donde la presencia del típico tranvía limeño sea posible. De momento, los actuales esfuerzos se enfocan en modernizar nuestra metrópoli que va ganando en gris cemento y va perdiendo en paisajes y tradición. Hasta ese entonces, nuestra “Tres veces coronada villa” seguirá a la espera de una autoridad local que quiera recuperarla. Mientras tanto, los tradicionalistas son la última línea de defensa que le queda a nuestra “ciudad jardín” para no perderse en el olvido. La Lima verdadera, ciudad mazamorrera, de aroma a flores, bellos balcones, jaranas, iglesias, tranvías, ha de seguir con vida, mientras sigan latiendo los valiosos corazones de peruanos como usted.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Juan Carlos:
    Abrumado con el halago inmerecido.
    Yo solo soy uno mas, que ama a su ciudad y la quiere ver mejor y trata de que las cosas que son parte de su historia; no se olviden o caigan en el abismo de la indiferencia que es peor.
    Si juntaramos esfuerzos; quizas podriamos lograr crear conciencia, pero somos pocos,
    Gracias por tu comentari, por tu visita, que siempre son muy gratas.
    Un abrazo fraterno a la distancia.

    ResponderEliminar
  7. ¡¡¡Que hermoso articulo!!!
    Yo tambien echo de menos los tranvías. Aquí en Madrid había muchos, de estos varios desembocaban en la Puerta del Sol, esta bullía de ambiente. Sin embargo ahora que la han hecho peatonal, solo hay desocupados y gente que se disfraza de Miky Mousse para los turistas.
    ¡Maravilloso recuerdo!
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Hola gata:
    Las ciudades siempre estan gobernadas, por gente que solo esta de paso o no le interesan las tradiciones. Las tradiciones son el alma de una villa y son el nexo entre el pasado y el presente.
    Imaginate a Madrid, con sus tranvias; seria mas romantica y mas atractiva.
    Pero eso no le interesa a nadie, mas que a los que pasamos la vida rescatando los olvidos de otros.
    Un beso gata.

    ResponderEliminar