Sigue la Tradicion

viernes, 16 de julio de 2010

Callejon de un Solo Caño Segunda Parte


CALLEJÓN DE UN SOLO CAÑO - SEGUNDA PARTE

Como todas las cosas que son propias de este mundo, en el que no se le reconoce merito y relevancia a la mayoría de artistas, lugares y hechos que escriben la historia. Si no hasta cuando ya forman parte de la posteridad y se les otorga el lugar que merecen. El callejón no podía ser la excepción, pues en sus inicios y a lo largo de su existencia, siempre fue visto de manera despectiva, por aquellas clases sociales de mayor rango, que en su superfluo vivir, no alcanzaban a valorar la riqueza cultural que en sus entrañas populares albergaba.

Hoy podemos decir y sabemos que: el callejón constituye, la fuente de nuestra cultura. En aquellos recintos muchas veces sórdidos y plagados de miseria monetaria pero de una gran riqueza espiritual, envuelta en papel fantasía hecho de sentimiento y corazón. Nacen los acordes de una canción, la caricia y la dulzura de nuestros dulces limeños. Las viandas mas exquisitas que hoy deleitan a nuestros paladares.

De nuestra comida, podemos decir: que todo el aporte gastronómico que vino de España, África, china, Oriente medio, Italia, Francia y otros lugares del mundo; en los callejones encontraron la magia de nuestras manos limeñas, que los enriquecieron y lograron hacer de ella un verdadero manjar, por no decir una ambrosia bajada del mismísimo cielo. Esto, sin caer en un chauvinismo barato, si no mas bien, en un justo reconocimiento a quienes nos dieron lo que hoy tenemos.

De los callejones, nacen: los pregoneros, los serenos, los aguateros, los afiladores, turroneros, el chisme, la bronca y el faite. Haciendo hincapié en que fue la cuna sagrada donde naciera nuestro delicioso Turrón de Doña Pepa, endulzador popular de la fe católica, patrimonio culinario de nuestra patria y único en su género.

Sin olvidarnos que, de los callejones nacen las nuevas palabras que enriquecieron el argot popular y callejero que hoy forman parte de nuestro idioma y están dentro de la legalidad, ya que han logrado ser aceptadas por la Real Academia de la Lengua Española, como parte de nuestra identidad lingüística, dándonos un valor idiomático enriquecido, peculiar y vasto, que nos hace especiales y con una identidad internacional, que nos reconoce como un país, con un buen manejo de la lengua venida de las tierras de Castilla.

Como podemos apreciar, el callejón, fue el tamiz por donde pasaron nuestras letras, gastronomía, música, las artes en general y también el crisol, en donde se fundieron todas las razas de nuestra Lima.

A diferencia de nuestros días, en que la pobreza ha devenido en violencia, falta de respeto por la vida y por el prójimo, la gente pobre de aquel entonces, desato su furia y frustraciones de desigualdad social y aposto por: la alegría, la creatividad, la camaradería, la solidaridad entre vecinos y amigos. Si no, pregúntenle a: Doña misia………….Peta, Lola, que eran las que regentaban el callejón, lo administraban y ponían “0rden” Haciendo muchas veces de “padre confesor” Con el lleva y trae de la parroquia. Sin dejar de mencionar que también, fue cuna de famosos delincuentes como: Tatán y la Rayo, que marcaron época en la década de los años cincuenta y fueron ocupantes asiduos y “conspicuos” de las primeras paginas policiales de la prensa de aquellos tiempos. Sin pretender hacer apología del delito ni mucho menos, podríamos decir: que a pesar de ser personas al margen de la ley, no cargaban en sus actos; la maldad y perversidad con la que hoy sus sucesores actúan.

Podríamos decir que, Antiguamente: “Hasta en el delito, existían rasgos de decencia”

Hemos visto en este breve pasar por nuestra historia tradicional limeña, que nuestro pueblo de aquel entonces, mas que una carga social, fue un gran aporte para nuestra cultura y que los callejones de un solo caño: transformaron la miseria y su desventura, en riqueza cultural. Supieron vencer a la amargura con el antídoto de la jarana, la segregación social, con la creatividad, el hambre con la magia de la transformación culinaria de manos morenas, cholas, blancas y de toda inga y mandinga. (Inga, piedra (mandinga, negro de raza)

Todo un verdadero mosaico cultural y multicolor, que adorna el frontis de nuestra gran casa llamada Lima.

4 comentarios:

  1. Cuenta usted lindas cosas sobre su tierra. Lastima que conozcamos tan pocas viejas historias de otros pueblos que no sean los nuestros porque esas historias te enriquecen igual que las propias.
    Hoy he llegado, no se como, hasta la historia del Cristo de los Milagros de Lima. Luego me encuentro con Los Callejones. Hoy no me acostare sin haber aprendido algo.

    Gracias Jose Luis.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Maile. Por tu comentario tan acertado y cierto.
    Lo importante es que, las personas que aprenden y concen otras ciudades y lugares. Transmitan lo que saben a los que viene atrás. De esta manera, la historia no se pierde en la nada del tiempo.
    Lima es una ciudad muy rica en historia y una historia que invita a quererla.

    ResponderEliminar
  3. No se olviden de que las morenas pusieron popular el ANTICUCHO y principalmente la morena ROSA LUZ quien cautivo con su sonrisa a nuestro BARDO de la cancion CRIOLLA.

    ResponderEliminar
  4. No se olviden de que las morenas pusieron popular el ANTICUCHO y principalmente la morena ROSA LUZ quien cautivo con su sonrisa a nuestro BARDO de la cancion CRIOLLA.

    ResponderEliminar