Sigue la Tradicion

jueves, 26 de enero de 2012

El Contrato

Parte 12

Rosalia, fue a la cocina, en busca de Matilde para pedirle que preparase alguna bebida y unos bocadillos, para el invitado.
El sacerdote y Mauro se quedaron a solas. El padre, al ver que Rosalia se había marchado, le dijo a Mauro: creo que sera mejor que ella no este presente en nuestra conversación.
Mauro > ¿Porque padre?
R.P > ¡Mira hijo! Me temo que este asunto, es demasiado serio, hay cosas que podrían afectar a tu mujer. Es preferible que hablemos solamente los dos.
Mauro > ¡No padre!  Me parece de que no hay ningún problema. Prefiero que este presente, porque de igual manera; tarde o temprano tendré que contárselo y eso, creo que sera mucho mas complicado para mi.
R.P. > Bueno hijo, como tu quieras.
En ese preciso instante: Rosalia, regresaba de la cocina.
Mauro > Te estábamos esperando.
Rosalia > ¡Gracias! Ya estoy aquí, podemos comenzar.
R.P. > A ver hijos, cuéntenme todo, desde el comienzo. Porque la verdad, es que estoy totalmente confundido.
Mauro comenzó a relatar todos los pormenores del caso y cuando llego a la parte concerniente a Gonzalo...El sacerdote exclamo ¡Que! Pero que disparate estas diciendo hombre de Dios.
¡Como es posible, que me digas que has hablado con alguien que no existe!
En ese momento, Rosalia interrumpió diciendo: ¿Usted cree que estamos locos? Pues vera Ud. ¡ Padre!  ¿Ve usted el cuadro que esta en la pared frente a usted?
> ¡ Si y que con eso!
> Como usted podrá apreciar, es un retrato pintado al oleo. El hombre que ve ahí,es nada mas ni nada menos que; Don Gonzalo Pardo y Castañeda. La misma persona con la que hemos hablado y por si alguna duda hay: mi primo Joaquin, puede dar fe de que lo que decimos es cierto.
R.P. > Eso quiere decir que:  ese señor, salio del cuadro, se fue al bar en donde estaban ustedes, converso y todo lo demás. ¡Pero que clase de locura es esta!
Mauro, se dirigió al sacerdote, diciéndole: le ruego que se tranquilice padre, porque ahora somos nosotros, los que estamos  completamente sorprendidos y muy temerosos.
R.P. > Esta bien, esta bien. Ahora escúchenme a mi por favor:
Yo soy el párroco de esta jurisdicción, desde hace cinco años. Como se podrán imaginar; la gente acude a mi por muchas razones. Como por ejemplo: para un bautizo, para un matrimonio, para pedir ayuda, para confesarse y muchas otras cosas mas que ya se imaginan. En pocas palabras; veo y se de todo. Entre ese todo; esta la historia de esta casa.
Resulta que en el año mil ochocientos 1881 en las postrimerias de la guerra, el ejercito enemigo, ingreso a Chorrillos y Barranco y atacaron a la población civil, indefensa y desarmada. De la manera mas violenta y despiadada que se puedan imaginar.
Esta casa, por supuesto que no fue la excepción.
La soldadesca tomo por asalto esta finca: robaron, ultrajaron, vejaron y mataron a todos los que encontraron a su paso.
Las victimas de esta atrocidad fueron: la esposa de Gonzalo, sus tres hijas y todo el personal que trabajaba en la casa.
En esos momentos; Gonzalo no se encontraba en la casa, por cuestiones de trabajo.
Al regresar el día siguiente a la tragedia...

4 comentarios:

  1. Magnífico Pluma, a cada post consigues mantener la intriga. Una historia digna de llevar al cine.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Esto ya se está poniendo un poco triste, espero que no sea mucho, no sea que no pueda dormir por las noches.
    Besote

    ResponderEliminar
  3. Elena.
    Demasiada generosidad en tus comentarios.
    Gracias por el estimulo y por tu constancia.
    Un beso por tu sacrificio.

    ResponderEliminar
  4. "Gata"
    Un poquito de paciencia y el final llegara.
    Estoy seguro que vas a dormir como un angelito.
    Dulces sueños, fiel lectora.
    Un beso.

    ResponderEliminar